LEGISLADORAS DEL PAN Y PRI DESCONOCEN LUCHA DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS DE OAXACA EN DEFENZA DEL MAIZ

Las propuestas de “Ley de Sustentabilidad de los Maíces Nativos de Oaxaca” impulsada por la Dip. Carolina Aparicio (PRI) y la “Ley de Fomento y Protección del Maíz Criollo como Patrimonio Alimentario de Oaxaca” impulsada por la Dip. Marlene Aldeco Reyes (PAN), a propuesta de la Lic. Maricela Silva de la Fundación para el Desarrollo Social Coatlicue, no protegen el maíz nativo, al contrario, están facilitando su saqueo por empresas transnacionales que tratan de dominar la producción alimentaria del planeta.

Diez años después de que se denunció la contaminación transgénica de los maíces nativos en la Sierra Juárez, los Valles Centrales y el Istmo, ahora se presentan ante el Congreso del Estado estas dos iniciativas de ley que agreden la inteligencia de la población oaxaqueña, por ignorar la lucha de resistencia contra la siembra de maíces transgénicos que se inició desde el año 2001. Esta lucha también fue ignorada por el legislativo federal al aprobarse en 2005 la Ley de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados beneficiando a empresas transnacionales como Monsanto.

 A pesar de que esa ley contiene un Régimen de Protección Especial del Maíz, a partir del año 2009 el gobierno federal empezó a otorgar permisos para siembras de maíces transgénicos en México, ampliándose la posibilidad de contaminación a las semillas de la región de origen del maíz. Es por ello que las organizaciones que suscribimos la presente declaración denunciamos las propuestas impulsadas por el PAN y el PRI por vulnerar de manera desvergonzada los derechos de nuestros pueblos y comunidades indígenas y campesinas a su libre determinación y soberanía alimentaria.

 Estas iniciativas de ley otorgan certeza jurídica solo para productores registrados, término que excluye a los campesinos indígenas que producen para autoconsumo, quienes siguen siendo la mayoría en el estado a pesar de las políticas públicas establecidas en su contra. Las iniciativas están orientadas a localidades con producción intensiva, dedicadas a la utilización de fertilizantes, herbicidas y pesticidas, que favorecen a la agroindustria y a productores de alto rendimiento. Buscan el establecimiento de “fronteras agrícolas”, que limitarán las zonas de cultivo de campesinos de montaña. Esta disposición va de la mano con los programas de conservación que el gobierno está impulsando en toda la República que impiden la agricultura sostenible y ecológica en la milpa tradicional.

Denunciamos la actuación del poder legislativo a nivel federal y estatal que de manera clandestina, y sin obtener el consentimiento previo, libre e informado de las comunidades indígenas y rurales presentan iniciativas de leyes que no retoman las necesidades reales de éstas, por el contrario, instrumentan mecanismos que violentan sus derechos fundamentales reconocidos en instrumentos internacionales como el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y que, de acuerdo a la reciente reforma a la Constitución Federal en materia de Derechos Humanos, debe ser tomado en cuenta como si fuera disposición constitucional.

Exigimos al gobierno del Lic. Gabino Cué Monteagudo que se revisen los programas fuertemente dependientes de agroquímicos como “Maíz para Todos” y en su lugar se diseñen apoyos que promuevan la siembra de maíces nativos y el uso de técnicas agroecológicas que no contribuyen al calentamiento global.

Finalmente demandamos que la Secretaría de Asuntos Indígenas se involucre en el proceso de legislación sobre el maíz que afecta tanto la cultura y la vida de los pueblos indígenas del Estado de Oaxaca.

¡No más simulaciones de protección de derechos que terminan siendo agresiones para los pueblos del maíz! ¡En defensa de la soberanía alimentaria y la libre determinación de los pueblos indígenas!

Colectivo Oaxaqueño en Defensa de los Territorios:

Unión de Organizaciones de la Sierra Juárez de Oaxaca UNOSJO S.C., Servicios del Pueblo Mixe SERmixe A.C., Servicios para una Educación Alternativa EDUCA A.C., Centro de Derechos Indígenas Flor y Canto A.C., Centro Regional de Derechos Humanos Bartolomé Carrasco Briseño BARCA A.C., Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez A.C. Por parte de las Organizaciones Civiles de Oaxaca

 Iniciativas para el Desarrollo de la Mujer Oaxaqueña AC (IDEMO); Organización de Agricultores Biológicos (ORAB A.C.); Asamblea Mixe para el Desarrollo Sostenible (ASAM-DES. A.C.); Centro de Estudios de la Región Cuicateca (CEREC); Nashwin, Biología y Cultura de Oaxaca; Centro de Desarrollo Comunitario Centéotl A. C.; Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha A.C. (CODIGO DH); Tequio Jurídico A. C.; Enlace de Pueblos y Organizaciones Costeñas Autónomas, (EPOCA, A.C.); Centro de Apoyo al Movimiento Popular Oaxaqueño (CAMPO A.C.); Grupo de teatro comunitario Shi’bdao, puesta en escena “La Diosa del Maíz”; Alianza Cívica Pinotepa Nacional, A.C.; ENLACE, Comunicación y Capacitación A.C.; Centro de Apoyo para la Educación y Creatividad Calpulli A.C.; Ecosta Yutu Cuii A.C.; Espiral por la Vida A.C.; MAIZ-MIXTECA (Movimiento Agrario Indígena Zapatista); La Ventana, Investigación y Divulgación Científica para el desarrollo Regional A.C.; Consorcio para el Dialogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca A.C.; Ojo de Agua Comunicación; Unión de Comunidades Cafetaleras del sector Rincón de Ixtlán de Juárez (UCC), integrado por las comunidades: Santa Cruz Yagavila, San Juan Yagila, Santiago Teotlasco, Santa María Soogochí, San Juan Tepanzacoalco, San Pedro Yaneri, Comunidad de Capulalpam de Méndez, Oaxaca.

 Por parte de Organizaciones Nacionales Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano (CECCAM); Centro Nacional de Ayuda a las Misiones Indígenas, A. C.

(CENAMI); Investigación y Acción Biocultural, Anima Mundi, A.C.; Consultoría Técnica Comunitaria A.C. Chihuahua, México; Alianza Sierra Madre A.C.; Colectivo Hoja verde, México D.F.; Red Tuxtleca de Maíz Nativo, Parroquia de la Sagrada Familia, Bowerasa A.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *